4 de noviembre de 2013

La heredera - lamparas y camafeos


 La película elegida de este mes es ... La Heredera, fue dirigida 
por William Wiler en el año 1949, los protagonistas absolutos 
son Olivia de Havilland como Catherine Sloper y Montgomery Clift. 
Fue ganadora de cuatro Oscars.


 Es una adaptación  de la novela de Henry James 
titulada "Washington Square", el escenario de esta cinta 
es el Nueva York de mediados de 1800, la ambientación, 
el vestuario y la fotografía es una maravilla.


 Los objetos que he relacionado con La Heredera son, las 
lamparas antiguas y los camafeos, dos objetos que adoro, 
tres lamparas, de tres tamaños y tres periodos distintos, 
todas ellas antiguas y aun decorativas.


 Los camafeos siempre me han fascinado, son relieves en 
piedras preciosas o semipreciosas, broches y colgantes o 
ambas cosas, tallas de bustos de damas, escenas románticas
 o mitológicas, en la época Victoriana se pusieron de moda, 
las damas adornaban sus cuellos con este tipo de joyas.

 

El argumento es un caramelo, sobre todo al ser 
interpretado por estos dos grandes artistas, Catherine, 
 (Olivia de Havilland) timida e inocente tiene ya
 25 años y no es muy agraciada.
 Su padre, obsesionado con su difunta esposa es un 
medico acaudalado, con una personalidad fuerte y
 cruel, se preocupa, cuando Catherine conoce a 
Morris (Montgomery Clift) en una fiesta, un 
hombre apuesto y educado, ella se enamora  
perdidamente, pero Morris, no tiene trabajo
 ni posición social. 


 El padre de Catherine por supuesto, esta en contra de la relación
 de los dos jóvenes... no os cuento mas, es una pelicula que 
si no os acordáis, merece la pena volver a ver !!



 En esta película las lamparas aparecen en numerosas 
secuencias, atrapan la atención del espectador inmediatamente, 
en mi viñeta aparecen 2 lamparas y 1 quinqué con base 
de madera y metal, el deposito del aceite es cristal color
 ámbar, cuando las vi, me trasladaron a esta cinta.


Las otra dos lamparas son del mismo estilo, las bases son de 
cristal opalino blanco, pintado a mano, la grande tiene una 
preciosa tulipa de cristal blanco y la pequeña conserva en 
muy buen estado la mampara de tela, tanto una como 
la otra guardan el encanto de la época.


Una cinta fascinante, llena de matices y cambios, 
con una gran escena final !! 
Siempre acabo recomendando las películas de las que hablo, 
ya que suelo elegir filmes, que me han marcado, clásicos 
inolvidables, como este... así que, si os 
animáis a verla, disfrutad !

Publicar un comentario

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...